¿Qué conocemos por readaptación de lesiones?

¿Qué conocemos por readaptación de lesiones?

En los últimos años hemos observado un incremento de la actividad física en la población motivado principalmente por un mayor calado del mensaje que los profesionales de la salud llevan años comunicando sobre sus beneficios. Parece que esta práctica pedagógica ha dado sus frutos.

Pero una mayor actividad física poblacional conlleva también un incremento en la posibilidad de sufrir lesiones. Sufrir una lesión es una posibilidad cuando se practica ejercicio físico habitualmente (y también en el ámbito laboral), pero no debería ser un impedimento cuando es tratable. Hoy queremos indagar sobre qué es la readaptación de lesiones y qué beneficios conlleva la readaptación de lesiones.

La readaptación de lesiones consiste en la aplicación de distintas estrategias que tienen como fin la recuperación de los niveles de fuerza, propiocepción, flexibilidad y habilidad previos a la lesión tras haber aplicado un tratamiento de rehabilitación exitoso. Es la última fase del tratamiento de la zona lesionada que tiene como objeto una recuperación total de la zona y no solo paliar el dolor.

¿Qué es la readaptación de lesiones?

La readaptación de lesiones está íntimamente ligada al tratamiento de rehabilitación, pero tiene como objetivo recuperar los niveles óptimos de movilidad que permitan retomar la actividad física y/o deportiva.

Para conseguirlo un equipo de profesionales especializados se encarga de estudiar cada caso particular de forma personalizada y de aplicar un programa de entrenamientos específicos para recuperar totalmente la coordinación de movimientos.

No obstante, la readaptación de lesiones debe considerarse como un tratamiento readaptativo no solo indicado para deportistas sino como una última fase complementaria al tratamiento de rehabilitación indicado para cualquier persona.

Fases de la readaptación de lesiones

Las etapas de la readaptación de lesiones son tres:

  1. Se reconoce la patología por parte del especialista y se aplica el tratamiento de recuperación. Tras la desaparición total del dolor comienza a aplicarse el entrenamiento específico para superar el déficit funcional.

  2. Aplicar progresivamente un tratamiento más específico y más exigente a medida que se consigue una mayor funcionalidad de la zona afectada.

  3. Mantenimiento de los ejercicios diseñados para asegurar una reincorporación total a las actividades diarias que debe desempeñar el paciente, ya sean estas laborales o deportivas.

¿Qué beneficios conlleva la readaptación de lesiones?

Uno de los principales beneficios de la readaptación de lesiones es que prepara la zona afectada para prevenir lesiones futuras de las mismas características, por lo que es muy recomendable tras el tratamiento de rehabilitación.

Debe tenerse en cuenta que tras la rehabilitación de una lesión el tratamiento no debe darse por terminado cuando deja de doler, sino que debe aplicarse una terapia de readaptación de lesiones para conseguir una potenciación muscular y minimizar desequilibrios en la zona afectada.

Otro de los beneficios de la readaptación de lesiones es que se trata de un tratamiento personalizado que entiende la recuperación de movilidad como un todo y que no solo se centra en el músculo afectado, sino que aplica entrenamientos específicos sobre todo el cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *