Post: me duele la cabeza

Dolor de cabeza: cefalea, cervicalgia o migraña?

Cosas que debes saber

En primer lugar, la prevalencia mundial del dolor de cabeza es aproximadamente del 50%. Además, entre 50-75% de los adultos entre 18 a 65 años han sufrido este tipo de dolores en el último año.

Por otro lado, sólo en España, este tipo de dolores afectan a más de 5 millones de personas (un 13% de la población). La mayoría entre los 20 y los 50 años. También es importante recalcar que afecta mayoritariamente a la mujer en mayor medida que al hombre.

Pese a ello, la mitad de las personas que padecen cefalea se tratan ellas mismas (buscan soluciones en la farmacia). De esta forma generan un uso abusivo de los analgésicos que, en lugar de ayudar, hacen que el dolor sea más persistente.

Esto último está producido, en gran medida, por un diagnóstico impreciso o un desconocimiento sobre las causas y el tratamiento ideal. Este factor predispone a que cada vez más gente sufra este tipo de patologías de manera "crónica".

En resumen, es de vital importancia, diagnosticar con la mayor precisión posible el origen de la patología. Este aspecto es una de las cualidades que nos define en Salufit: estamos comprometidos con la mayor eficiencia en el diagnóstico del área de la salud.

Gracias a ello, hemos sido capaces de optimizar el número de sesiones que se empleamos para tratar una patología. En 2017, el 67% de un total de 591 personas atendidas en consulta necesitaron 1 o 2 sesiones de Fisioterapia como máximo para solventar su problema.

Pese a los números,  muchas personas desconocen que profesiones como la fisioterapia, la nutrición y la psicología pueden ser el factor clave a la hora de mejorar el dolor y las molestias causadas por esta dolencia.

Por ello, es importante concienciar sobre la importancia de este problema y recordar que existen tratamientos eficaces de los síntomas tan dolorosos e incapacitantes (incluso en pacientes que no responden a tratamientos analgésicos convencionales).

Qué tipos existen?

Cervicalgia mecánica

Problema relativo a las vértebras cervicales superiores. Constituye alrededor del 15-20% de todas las cefaleas crónicas y recurrentes, de hecho, se puede confundir o solapar en muchas ocasiones con la cefalea o migraña.

Asimismo, entre sus posibles causas están:

  • Problemas dentales: morder los alimentos de forma incorrecta puede provocar la contracción mantenida de los músculos de la mandíbula y cuello.
  • Vértebras cervicales: movilizaciones excesivas y/o forzadas que irriten cualquier raíz nerviosa.
  • Musculatura cervical: sobrecargas y excesos de tensión en la zona.
  • Problemas gástricos e intestinales: que repercutan en la zona de los hombros.

Al final, según el origen del dolor, tendremos diferentes síntomas. Puede ser después de haber trabajado extensamente en posición forzada, después de varias horas de conducción, en momentos de estrés o ansiedad o tras la ingesta de determinados alimentos o comidas copiosas.

Cefalea tensional

La cefalea tensional representa el 90% de las consultas de este tipo y puede ocurrir a cualquier edad. Sucede dos o más veces por semana, durante algunos meses seguidos. Sus causas son múltiples: estrés o ansiedad, fatiga y consumo excesivo de cafeína o tabaco.

El dolor aparece de forma episódica y puede durar varios días. Se define como una molestia de intensidad leve o moderada, localización bilateral (duele toda la cabeza) carácter opresivo. Pero, en este caso no se acompaña de náuseas, vómitos ni empeora con la actividad física.

En estos casos, relajar la musculatura del cuello puede aliviar el dolor de cabeza. Los analgésicos también mejoran el dolor. Pero si el problema se produce con frecuencia, es persistente o viene acompañado de otros síntomas, debes acudir a un profesional.

Jaqueca o Migraña

Popularmente denominada jaqueca.

Caracterizado por episodios repetidos de gran intensidad que pueden durar varios días. El dolor es de carácter pulsátil (un latido) que afecta a uno o ambos lados de la cabeza. Los síntomas son más intensos y se asocian a náuseas, vómitos, alteraciones de la visión y una mayor sensibilidad a la luz y a los ruidos.

Un ataque agudo de migraña suele tener una duración de entre 4 y 72 horas, y comporta una incomodidad funcional notable que repercute en la vida profesional, familiar y social, provocando un elevado índice de absentismo laboral y una notable pérdida de productividad personal.

Según esto, la convierte en una enfermedad altamente incapacitante. Asimismo, puede afectar a todas las edades, principalmente se inicia entre los 30 y 40 años y afecta, sobre todo, a las mujeres.

Suele existir antecedentes familiares y puede desencadenarse por diversos estímulos: alimentos, olores intensos, luces brillantes, cambios de tiempo, alteraciones del ritmo de sueño, variaciones hormonales, estrés, etc.

Se distinguen dos variedades de Migrañas, con o sin aurea. El aurea es un conjunto de síntomas neurológicos generalmente visuales (luces destelleantes o visión borrosa). El aurea, casi siempre, precede al dolor de cabeza.

 

 

Nuestra experiencia

dolor de cabeza

8 años de experiencia dan para muchas anécdotas. 

A día de hoy seguimos atendiendo gente en consulta que lleva varios años medicándose por un diagnóstico propio o poco preciso.

Como ya hemos visto, las cervicalgias y las cefaleas (y no las migrañas) son los problemas con mayor incidencia en la población.

La mayoría de veces, los pacientes con dolor de cabeza creen tener o presentan un diagnóstico de migraña mientras que su problema es mucho más sencillo. La mayoría de cervicalgias se pueden resolver prácticamente con una sesión de fisioterapia. La misión de la fisioterapia es localizar la estructura que produce el dolor referido en la cabeza y solventar el problema.

 

Por consiguiente, es importante contar con un equipo de profesionales de confianza. Tener facilidad de contacto con el fisioterapeuta, nutricionista, psicólogo.. nos permitirá acudir ante los primeros síntomas. De esta manera podremos solventar el problema en un espacio de tiempo relativamente corto y con un número de sesiones inferior a 2.

De otra manera, si dejamos que el problema se extienda por el uso indebido de la medicación el trabajo del profesional será más largo. Esto repercutirá también en el número de sesiones que se utilizan para solventar el problema.

Si crees que tienes alguna duda sobre los síntomas o tratamiento, te invitamos a que preguntes lo que necesites a nuestro equipo.

 

Tratamiento

El mejor tratamiento es un diagnóstico certero y preciso

Por ello, hay que buscar e identificar con claridad el/los factores desencadenantes y que el paciente entienda con claridad el proceso.

También se deben tener en cuenta los factores agravantes más habituales: el estrés, la menstruación, las alteraciones del sueño y los trastornos alimenticios.

Esquematizando, para cada uno de los casos estableceremos el siguiente tratamiento:

  • Cervicalgia:  la solución es la Fisioterapia sin duda alguna. Además, el paciente aprenderá a identificar bien el origen de la lesión y cómo prevenirla.
  • Cefalea: la combinación del tratamiento de fisioterapia y/o nutrición y/o psicología asociado al uso o no de medicamentos analgésicos es la mejor elección.
  • Migraña: se debe de combinar el abordaje multidisciplinar combinado al tratamiento farmacológico. Por ejemplo, las crisis de migraña pueden ser de mayor intensidad tras sobrecargas musculares, estrés y/o la ingestión de ciertos alimentos como el chocolate, patatas, azúcar, queso curado,cerveza, vino..

Para ir finalizando, resumiremos diciendo que los casos sin diagnóstico oficial de migraña deben acudir a su profesional de confianza. Él analizará las posibles causas de los dolores de cabeza antes de que el paciente comience a tratar los síntomas por su cuenta. Esto es de gran relevancia para tratar los síntomas en su origen y con la menor aparición de síntomas asociados posibles.

Gracias a ello, conseguiremos un tratamiento eficaz y duradero. Además, el paciente tendrá instrucciones claras de cómo actuar en caso de que vuelva a producirse un suceso parecido.

En resumen hay que evitar automedicarse, ya que existen medicinas que pueden ser eficaces para algunos dolores de cabeza mientras que para otros, no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *