Tienes un dolor crónico o un diagnóstico impreciso?

Los números

El dolor crónico es una patología que afecta aproximadamente al 18% de la población. Su intensidad suele ser moderada-intensa en un 12% de los casos.

Por otra parte, entre la población estudiantil (entre 8 y 16 años) la prevalencia es, según afirmaron Huguet y Miró en 2008, del 37,3%.

Sólo en España, uno de cada seis españoles (17 %) sufre de dolor crónico. La iniciativa Pain Proposal ha estudiado e identificado las necesidades de este tipo de pacientes.

Los pacientes mayoritariamente se quejan del largo periodo de tiempo de espera para el diagnóstico y del dolor persistente pese al tratamiento. Esto afecta a su capacidad laboral y a sus relaciones socio-familiares.

En resumen, este estudio demuestra que la mejora de la gestión de dolor proporcionaría beneficios económicos sustanciales:

  • Un uso más eficiente de los recursos existentes para el tratamiento del dolor.
  • Menor absentismo y carga sobre presupuestos de la Seguridad Social.
  • Mayor productividad.

Cómo se origina?

Las causas más comunes suelen ser, por orden de prevalencia:

Como se puede observar, el dolor crónico comienza con una serie de patologías bastante sencillas de tratar.

A día de hoy son muchos los pacientes que acuden a consulta con estos diagnósticos. En Salufit, trabajamos con un nivel de evidencia, tal que la mayoría de pacientes consiguen solucionar este tipo de problemas con 2 sesiones como máximo.

Y cómo se instaura?

Actitudes como abordajes imprecisos o malas decisiones sobre el tratamiento a seguir pueden agravar el problema.

La inflamación requiere una respuesta relativamente rápida. La mayoría de procesos originan una primera respuesta inflamatoria que debe resolver el problema. En caso de no resolver este problema, podemos dirigir intervenciones a ayudar esta solución (fisioterapia, nutrición, psicología, entrenamiento, optometría, etc).

En cambio, hay decisiones que pueden dejar fuera este tipo de terapias. En la mayoría de estos casos, la inflamación no cumple los tiempos y se prolonga el período inflamatorio. Es en estos casos cuando, por culpa de mediadores inflamatorios, la inflamación viene para quedarse.

Dónde está el problema?

La experiencia en consulta nos dice que existen 2 problemas principales:

  • La falta de un diagnóstico certero en profundidad.
  • El tratamiento dirigido a los síntomas (no al origen del problema).

No conocer el origen real o limitarse a tratar los síntomas no es una buena opción. De lo contrario, acabamos por intensificar y acomodar este proceso de inflamación continuada.

Hábitos

Además, existen varios hábitos que pueden inducir un estado de inflamación continua en el cuerpo.

Estos hábitos son:

  • Tabaquismo
  • Alcohol
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos alimenticios
  • Deshidratación
  • Estrés

** En caso de sufrir al menos 2 de estos síntomas, clicka aquí y descubre cómo podemos asesorarte en este proceso.

Qué debo hacer?

La filosofía de Salufit es realizar el mejor diagnóstico posible. Así, podemos optimizar el número de sesiones que se utilizan para tratar cualquier patología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *